martes, 29 de julio de 2008

aprendiendo

Cada uno cuenta la historia según le va. Ahí tenemos el ejemplo de José Alberto. No negaré que ha conseguido ponerme bastante nerviosilla con respecto a mi viaje lleno de incertidumbres. Soy una novata por el mundo y lo tengo asumido.

Pero me hace gracia la de consejos que recibo, que los agradezco, sin duda, porque están dados con la mejor de las intenciones por gente que me quiere. Pero a ver, si les hago caso a todos, me tengo que ir con un paraguas estilo Mary Poppins, cubierta hasta las cejas, con la mochila llena de candados por fuera y de medicinas por dentro y sin apenas ropa, pero buen calzado. "Cómprate esto, no te olvides lo otro, pues será mejor que hagas aquello, ten cuidado con lo de más allá, no te fíes de aquel"... Gracias, de verdad, gracias a todos. A los experimentados y a los que no han salido de su casa. A los valientes y a los cautelosos. A los abiertos y a los desconfiados.

Gracias. Pero es hora de que tome mis propias decisiones. E incluso de equivocarme. Pero así iré aprendiendo.

1 comentario:

Quetedenblog dijo...

Pero qué buena letra. Hay que ver, lo que me voy a ahorrar en oculistas.
¿Te ha prevenido alguien contra los yoguis?